jueves, 17 de septiembre de 2015

La ecografía que cambió mi vida

Hola


Este junto con el post, "La ecografía que cambió mi vida, junto con el post: el sueño premonitorio que me dió fuerzas...  son los dos post más difíciles de escribir para mí. 

Hablar de otros temas, fotos, ropa... es sencillo porque no hablo de mi misma y menos de mis sentimientos.
Hoy quiero compartir con todas vosotras mi experiencia con mi segundo embarazo, con el fin de querer ayudar a alguna mujer que esté pasando por lo mismo y poder hablar con ella y que esto sirva de desahogo.
Dicen que es bueno expulsar fuera y verbalizar todo lo que sentimos que eso nos ayuda a solucionarlo... no lo sé. 


mi barriga de mi segundo embarazo

El título del post es LA ECOGRAFÍA QUE CAMBIÓ MI VIDA y con esta frase quiero explicaros que en mi segundo embarazo hubo una eco que cambió como iba a seguir siendo mi embarazo y me cambió la vida. Sobre todo mi manera de verme a mí y ver la vida.

Con toda la experiencia del embarazo me he descubierto a mí misma como una mujer fuerte. Yo sabía que era fuerte pero no tanto. 
Pensaba que era pesimista pero me asombré de lo positiva que soy y de lo segura que me siento en algunos momentos de mi vida.
Con esta experiencia también ha cambiado mi modo de ver el mundo, pues porque le doy más importancia a muchas pequeñas grandes cosas que son lo que realmente merece la pena en la vida. Podría poner muchos ejemplos pero no quiero enrollarme, seguro que sabeís a que me refiero.
He aprendido a no darle importancia a lo que no lo tiene, a quitarle hierro al asunto, digamos.
He aprendido  que a lo malo se le debe afrontar con una sonrisa. Que al mal tiempo, buena cara. Que si estás triste, disfrázate y disfruta la fiesta con tus mejores amigos. Aparca por unas horas tu dolor.
Esto de la fiesta y el disfraz os lo contaré más adelante, sino lo cuento, recordármelo.



Os cuento mi experiencia con mi segundo embarazo.

La ecografía de las 20 semanas, esa que te hacen en el hospital, donde te miran más al bebé y te dicen si es niño o niña. Esa eco que toda la familia y amigos están pendiente porque quieren saber si está bien y que si se tendrás a un nene o una nena.... esa eco a la que vas con tanta ilusión. 
Pues en esa eco nada más entrar, ya la doctora torpemente desenchufó el cable del ordenador, osea que ya empezamos con mal pie. 
Empieza por fin, después de esperar un rato, a mirar al bebé, su cara seria nos pone ya nerviosos y nos dice que quiere asegurarse en otra cita en unos días con otra eco, porque en los huesos largos del bebé ve ella que no están desarrollados como el resto del cuerpecito. Que su medida es la de dos o tres semanas menos d gestación. Que eso no es normal.
Nos dice que es un niño, cosa que yo ya por intuición sabía.
Pasan los días, volvemos al hospital y durante la eco ven lo mismo. Los huesos largos de las piernas y brazos, osea femur y húmero, están mm más cortos de lo que debía estar. Tienen retraso en el desarrollo de varias semanas. Que eso es un indicio de acondroplasia, que es la enfermedad en la que los huesos largos están acortados. Lo que comunmente conocemos como personas bajitas o enanos. 
Hay unos 300 tipos de acondroplasias con distintos sintomas.

A partir de esa ecografía, tenemos que volver al hospital para que me hagan otra eco cada tres semanas. Donde irán viendo cómo evoluciona el feto. 
Cada vez que vamos nos dan más y más información, de lo que puede ser que ocurra una vez nacido.
La información no es nada buena. Te dicen que no lo pueden confirmar ni asegurar, porque hasta que nazca o incluso tiempo después, no se podría saber. Todo indica que sano por completo el feto no está.  
Su cabeza las medidas son normales, eso es buena señal.
Pero los huesos largos de piernas y brazos los tiene cortos. El fémur de cada pierna los tiene arqueados, no saben si podría andar. 
El torax es más pequeño que los pulmones, con lo cual podría oprimirlos y no poder respirar.
Las palabras de la doctora fueron:"Verle la carita y a que a las dos horas deje de respirar, es muy duro."
En varias visitas al hospital para la ecografía, nos hablaban del aborto, que nos lo plantearamos, que legalmente es posible... Yo les decía que si ellos me aseguraban que mi hijo sería un vegetal, que no tendría una vida como cualquier persona. Que entonces sí que me decantaría casi por el aborto. No por mí, sino pensando en como sería la vida de mi hija que en ese momento tenía 3 años y en la vida tan dura de este futuro bebé. Pero como ellos no me aseguraban que el niño estuviera mal, que cabía la posibilidad de estar sano, o unos problemas de salud que con su tratamiento de rehabilitación o lo que hiciera falta, su vida sería posible. Que yo no iba a abortar.

 Yo seguiría adelante con mi embarazo, porque yo sabía que mi hijo estaba sano. Llámalo intuición de madre o femenina, no lo sé. Yo lo sentía así. Quizás era la esperanza lo que me daba fuerzas, puede ser o el sueño que tuve donde me veía con un niño pequeñito y sentía que era mi hijo. Sea lo que sea, me ayudó a soportar toda la información negativa que los médicos nos contaban a mi marido y a mí.

mi barriguita, luego fue enorme


Yo les hacía preguntas y hasta incluso sonreía, creo que de los mismos nervios. De la consulta salía como en una nube, no sabía si llorar o reír, si creermelo o no, si afrontar lo malo o no porque eso sería darlo por hecho de que estaría mal. 
Contar todo lo que nos decía los médicos a nuestros amigos y familiares más allegados, era duro.
Tenemos grandes amigos y familiares que nos han arropado. Han entendido nuestros silencios y han estado ahí para escucharnos cuando necesitábamos hablar y sacar fuera todo lo que por nuestras cabezas daba vueltas.
Entendía la impotencia de mis amigas de no saber qué decirme para animarme, yo les decía que no había palabras que me consolaran y no necesitaba sus palabras, sólo que estuviesen ahí conmigo.

Los médicos decidieron hacerme una amniocentesis especial, donde analizarian 49 tipos de acondroplasias letales. Si daba positivo alguna, si que ya había que plantearse seriamente el aborto. Se reunio el comité del hospital para decidir si me hacian o no la prueba, ya que era costosa... Los resultados tardarían 4 semanas. Tardaron algo más y empezamos el año sin saber los resultados.
Por suerte, salieron negativos todos.

Yo tenía mucho líquido amniotico, eso era sintoma o indicio de problemas como sindrome de down... pero la cabeza del feto eran de tamaño normal.

Llegó el día de los monitores y ecografía y ahí vieron que el bebé estaba atravesado y que las contracciones que yo estaba teniendo en ese momento y que ya las tenía yo de hacia un mes, no eran normales, sino ya de parto. Me programaron la cesárea para el día siguiente, sino me ponía d parto esa noche.

Llego al hospital, me preparan para la cesárea, pasan horas y cuando me llevan a la sala para hacerme una eco antes de la cesárea, ven que el feto se ha colocado correctamente pero pesa mucho más de lo que pesaba el día anterior. Por protocolo cuando un feto pesa 4,500 kg practican cesárea. Un doctor miraba la eco y veía que pesaba 4,500 otra decía 4,700 y otra 4,900 kg, eso parecía una subasta a ver quién daba más jajajajja!! Total que me libraba de la cesárea por la posición del bebé pero me la tenían que hacer de todos modos por su peso.

Nació mi bebé, me dejaron darle un beso, no me lo pusieron encima, se lo llevaron rápido para revisarlo y llevarlo donde el nido por si necesitaba respirar.... mi marido autorizó que hiciesen fotos para futuros estudios porque se sabe muy poco de la enfermedad de la acondroplasia.

Pasé dos horas sola, en una sala de recuperación. Pasan las dos horas, me llevan a mi habitación y veo que está mi madre sola, pero no mi bebé. Me pongo nerviosa pensando que algo va mal, al ver mi cara, mi madre me tranquiliza, me dice que lo están bañando que está con mi marido y pronto llegarán. Así fue. 

Por fín lo tuve en  brazos, mi niño respiraba, su apariencia era de un bebé común, aunque para mí era el más guapo del mundo mundial. 

mi barriguita, se pusó impresionantemente grande


Los pediatra lo revisaron y nos dijeron que los huesos largos eran unos mm más cortos pero solo perceptible para ellos que lo saben. Que es un niño sano.

Los bodys del hospital no le abrochaban, las patitas o polainas le quedaban apretadas. Mi marido tuvo que ir a casa a por ropa de la talla 3 a 6 meses. Mi niño pesó 4,420 kg.

Estuvimos iendo a su revisión con pediatra cada dos meses luego cada 6 y ahora vamos al endocrino infantil al año. Mi hijo tiene 3 años. 
Le hicieron en junio un estudio morfologico, mediante varias radiografías y todo indica que sus huesos son normales. El endocrino nos dice que si el no tuviera el informe y lo viese por la calle o el hospital, no diria q tiene los huesos largos unos mm más cortos. Que eso no le va a impedir hacer nada en la vida, que hay personas que lo tienen así y posiblemente ni lo sepan.

Mi niño ha empezado el cole de los mayores este mes. Es un niño muy alegre y lleno de energía.
Todo nuestro sufrimiento, mereció la pena por tenerlo hoy con nosotros. 


A todas perdón por este post tan largo, sé que lo podría haber hecho en varios post, pero para mí era mejor soltarlo de un tirón y no pensar en ello poco a poco cada vez que escribiese una nueva entrada. Espero que lo entendaís.


A todas mis amigas que estuvieron tan cerca nuestra en esos duros meses, sólo decirles GRACIAS y valeis muchísimo.


A las mujeres que estén pasando por algo similiar, deciros que sois fuertes, que hagaís caso de vuestro instinto y mucho animo.

Muack!


Image and video hosting by TinyPic











Anímate a dejar tu comentario

Anímate a dejar tu comentario